Suzanne La Flesche. La primera y la única, la médica de todos

[Img #13135]

 

Suzanne La Flesche nació el 17 de junio de 1865 en la reserva de Omaha, en Nebraska. Suzanne era medio indígena medio blanca, como sus padres, Mary Gale y Joseph La Flesche.

 

Su padre, Joseph La Flesche, también llamado Ojo de Hierro, era de Ponca y la ascendencia franco-canadiense. Fue educado en St. Louis, pero regresó a la reserva como un hombre joven y se identificó como culturalmente Omaha. Fue adoptado por el jefe joven Elk en 1853, quien lo eligió como su sucesor, y La Flesche se convirtió en el principal dirigente de la tribu Omaha alrededor de 1855. Su madre, Mary Gale, era la hija del Dr. John Gale, un cirujano del ejército estacionado en Fort Atkinson, y Nicomi, una mujer de estirpe Omaha-Oto-Iowa.

 

Ella fue la pequeña de la familia, tenía un medio hermano mayor, el antropólogo Francis La Flesche, y tres hermanas también mayores que ella.

 

En aquel tiempo, a las muchachas se les enseñaba los rudimentos del hogar y poco más, esperando que, finalizado el instituto, volvieran a su casa y ejercieran con esmero el papel de esposa y madre. Pero Suzanne decidió que quería seguir estudiando y se preparó para ingresar en una de las pocas instituciones educativas que aceptaban a mujeres en los estudios de medicina, carrera a la que había decidido dedicarse. Suzanne fue aceptada en el Women’s Medical College of Pennsylvania.

 

[Img #13137]

 

 

La Flesche estudió química, anatomía, fisiología, histología, la ciencia farmacéutica, obstetricia y medicina general, y al igual que sus compañeros, hizo el trabajo clínico en las instalaciones en Filadelfia junto a estudiantes de otras universidades, tanto masculino como femenino. Mientras asistía a la Escuela de Medicina, el aspecto de Suzanne La Flesche cambió; empezó a vestirse como sus compañeras blancas y llevaba el pelo recogido en un moño en la parte superior de la cabeza.

 

Cuando era niña, Suzanne había visto morir a una mujer india enferma porque el médico blanco local no la cuidaba. Más tarde acreditó que esta tragedia fue su inspiración para ser médico, para poder atender a las personas con las que vivía en la Reserva de Omaha. A los veinticinco años, Suzanne La Flesche era la primera indígena doctorada en medicina en los Estados Unidos.

 

En 1889 se graduó con la nota más alta y consiguió un puesto de doctora del gobierno con el que volvió a la reserva de Omaha para iniciar su labor como profesora en la escuela que le había sido asignada. Fue la primera mujer nativa americana en ocupar el cargo. Hasta entonces, no había ni un solo médico en la reserva donde malvivían los indios Omaha.

 

Allí debía enseñar a sus alumnos reglas básicas de higiene y salud. Pero Suzanne dedicó también muchas horas a visitar a enfermos en sus hogares de la reserva. Después de largas jornadas de trabajo extenuante, terminó cayendo ella misma enferma. En 1893 decidió darse un respiro y retirarse un tiempo a la vez que se hacía cargo de su madre que también estaba enferma.

 

En 1894 se casó con Henry Picotte, un indio de la tribu de los Sioux con el que tuvo dos hijos. Después de ser madre, todo el mundo esperaba que Suzanne se retiraría definitivamente de su trabajo como maestra y doctora pero ella decidió de nuevo saltarse las normas sociales y optar por continuar trabajando.

[Img #13136]
 

 

“Suzanne fue la primera y la única, la médica de todos, en los días y en las noches, sola en la nieve y en el sol”, escribe Eduardo Galeano. Se hizo tan popular, que los que estaban enfermos pedían su ayuda, en lugar de pedírsela a un doctor blanco. Se convirtió en la única doctora en una reserva de cerca de 3.500 kilómetros cuadrados. A menudo tendría que recorrer
kilómetros a pie para llegar a sus pacientes.

 

Además de cuidar de los enfermos, Suzanne dedicó mucho tiempo a la concienciación social de la importancia de la prevención y la higiene, sobre todo en enfermedades como la tuberculosis que acabaría con la vida de muchas personas en la reserva, entre ellas su propio marido, en 1905. Defendió la limpieza, el aire fresco y la erradicación de las moscas domésticas, que se creía que eran los principales portadores de la tuberculosis.

 

En 1913, recaudó dinero y abrió un hospital moderno en una colina de su ciudad natal de Walthill. Esto le permitió cuidar a las mujeres embarazadas y a los enfermos de todas las razas y credos, de la forma en que ella creía que debía ser.

 

El profesor Joe Starita habló sobre el impacto de este hospital en una entrevista con Live Well Nebraska: “Una sola mujer viuda construyó un hospital moderno sin un solo impuesto en una reserva india en 1913. Eso aún es inaudito ahora. Entonces era una locura”. Fue también una impulsora de la lucha contra el alcoholismo, problema que vivió en su hogar, con un marido enganchado a la bebida.

 

[Img #13138]

 

 

Cuando Suzanne enviudó, se tuvo que enfrentar a muchos problemas burocráticos para poder heredar las tierras de su marido. Una situación a la que se enfrentaban muchos indios americanos que veían peligrar, a menudo, sus derechos. Sensibilizada también con este problema, llegó a asesorar a los miembros de la reserva y a viajar a Washington para entrevistarse con los miembros de la Office of Indian Affairs para intentar mejorar la situación de los indígenas. Argumentó que el papeleo innecesario y la burocracia no eran más que una carga adicional sobre el pueblo Omaha. Una prueba más de que la Oficina de Auditoría los trataba como niños y no como ciudadanos dispuestos a participar en una democracia. Suzanne continuó trabajando en nombre de su comunidad hasta el final de su vida.

 

Fue capaz de combinar la medicina aprendida con la sabiduría heredada, las terapias de la universidad y las recetas de sus abuelos, para que la vida de los Omaha doliera menos y durara más.

[Img #13140]

 

Luchadora incansable, Suzanne La Flesche dedicó toda su vida a los demás. Hasta que su cuerpo, aquejado de una enfermedad crónica desde pequeña que le hizo sufrir multitud de dolores a lo largo de los años, se apagó. El 18 de septiembre de 1915 fallecía a causa de un cáncer de huesos.

 

 

Ella fue mucho más que una doctora de la reserva, fue también una consejera, una confidente, y un símbolo de la esperanza para los Omaha. Fue una feroz defensora de la salud pública y reformadora social. Promovió prácticas de higiene que salvan vidas, como la eliminación de vasos compartidos y la instalación de mosquiteras para evitar insectos portadores de enfermedades.

 

 

 

En palabras del profesor Joe Starita, en su libro Una guerrera del pueblo: “En el aspecto médico, el político, el social, el espiritual, fue una mujer cuya principal contribución fue dar esperanza a su pueblo. En lugares donde la esperanza era tan difícil de encontrar… Les dio esperanza”.

 

 

Un hospital de Walthill lleva su nombre en su honor. (Dr. Susan LaFlesche Picotte Memorial Hospital)

[Img #13139]

ÚLTIMAS NOTICIAS

Detienen al hombre que sustrajo 147 señales de la Volta Ciclista a la Safor

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Gandia a un hombre de 40...

La fase provincial del Campionat Autonòmic de Gimnàstica Rítmica es celebra a Gandia

Gandia acula la fase provincial del Campionat Autonòmic de Gimnàstica Rítmica. L'esdeveniment esportiu tindrà...

El Año Nuevo Chino se celebra en Gandia con el «Festival de los Faroles»

El Año Nuevo Chino se celebrará en Gandia el sábado 24 de febrero con...

NOTICIAS DESTACADAS

Detienen al hombre que sustrajo 147 señales de la Volta Ciclista a la Safor

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Gandia a un hombre de 40...

La fase provincial del Campionat Autonòmic de Gimnàstica Rítmica es celebra a Gandia

Gandia acula la fase provincial del Campionat Autonòmic de Gimnàstica Rítmica. L'esdeveniment esportiu tindrà...

El Año Nuevo Chino se celebra en Gandia con el «Festival de los Faroles»

El Año Nuevo Chino se celebrará en Gandia el sábado 24 de febrero con...